Esclerosis Múltiple

La esclerosis es una patología autoinmune, crónica y degenerativa. Aquí, el sistema inmunológico ataca a la vaina del nervio, la mielina, la membrana dispuesta entre el nervio y el musculo.

A medida que avanza la enfermedad se produce un progresivo entumecimiento, degeneración de los músculos con posibles contracturas e inflamación del nervio relacionado.

La vaina de la mielina hace la función de aislar al nervio para permitir la conducción de la corriente. Como el plástico que recubre el cobre en un cable eléctrico. Como si el cable se pelara y ya no pudiera transmitir la corriente. De la misma manera cuando el cuerpo se ataca a sí mismo, agrediendo la vaina de mielina, entonces la transmisión del impulso nervioso queda obstruida.

A menudo afecta a varias partes del cuerpo: mayormente a los músculos, pero también puede afectar diferentes órganos como los ojos, el habla, puede afectar el equilibrio, la vejiga, etc. Pero sobretodo la movilidad, la persona pierde movilidad arrastrando los pies.

Causa:

Si consultamos la causa emocional, nos encontramos que la persona está viviendo una doble ambivalencia, un movimiento impedido, miedo intenso con gran desvalorización. “Quiero estar aquí, pero me toca o me obligan a estar ahí”, También puede tener causa en historias familiares de encarcelamiento y encierros. Puede ser que en el embarazo haya habido la necesidad de retener al marido, “que no se vaya”, frenar una partida. Miedo a caerse y no poderse levantar. Caída real (Caer de una ventana o de un caballo) o simbólica (entrar en una enfermedad, caer por una lesión):

El lugar que primero se paraliza o deja de funcionar nos da pistas de la causa emocional.

Ejemplos:

Una mujer que estaba muy enamorada de un hombre casado, se veían a escondidas, pero no tenían futuro. Ella quería marcharse a otra ciudad por un tema de trabajo, pero su corazón quería quedarse para vivir con ese hombre.

El cerebro mandaba dos órdenes contrarias al músculo: quedarme y viajar. Los músculos no pueden hacer dos cosas contrarias, recibir dos órdenes opuestas.

Ella sanó cuando va a ver a este hombre y le pide que elija. Le dice, o dejamos la relación, y viviré mi duelo, pero me realizo profesionalmente o tú te divorcias y seguimos juntos. A partir de ahí se curó.

Otro paciente, con esclerosis en la mano derecha, le sucedió algo con un empleado, que es un buen amigo, delante de todos los trabajadores, expuesto a la mirada de todos se negó a firmar un documento que anteriormente había acordado firmar. Le hubiera gustado abofetear al amigo, pero no lo hizo: la mano se bloqueó.

Un paciente (diestro) empezó a arrastrar la pierna derecha. El padrastro de él tuvo un ataque viendo un partido de futbol, se cayó. Tenía 15 años. A los 30 aparece la Esclerosis. A los 7.5 años falleció su papá. En este caso es la caída del proyecto y el miedo por la partida. Miedo a no tener valor sin la figura del padre.

Cuando el paciente toma conciencia de lo qué le generó el síntoma, ahí empieza la sanación. También debe comprender que hay un factor de desvalorización que tiene que ver con su manera de ser. En su carácter hay un auto ataque, mucho antes que aparezca el síntoma.

Finalmente hay, en la mayoría de los casos, que trabajar la carga de dolor guardada por la historia vivida, a través de una sesión terapéutica. O hay que generar un cambio en la vida, como la mujer que le planteó un ultimátum al amante.

Leave a comment

www.eduardgirbau.com © 2019. Todos los derechos reservados.

www.eduardgirbau.com © 2019. Todos los derechos reservados.