¿El Amor?

Cuando uno entra a analizar y estudiar el árbol familiar, se da cuenta que todo se desnuda ante los ojos y SIEMPRE aquello que parece un amor verdadero esconde, en realidad, una profunda herida de abandono.

El dolor de haber perdido un hijo, la herida de una niña al ser abandonada por su mamá al nacer, el dolor de ser rechazado por la familia, el conflicto de perder un marido en la guerra y no saber nunca más de él o cuando la abuela mandó a su marido al extranjero para sobrevivir y esas cartas tan esperadas dejaron de llegar…

Todo eso se expresará de nuevo en la siguiente generación y en la otra con un «amor» desmedido hacia esa persona que aparece representando a la persona perdida.

Tengo un amigo cercano que vive una herida de abandono, es de las pocas personas que adora a su pareja, la mira con admiración. Con un amor grande y intenso. Y cuando lo veo viendo así, desde ese amor, me maravillo, aunque también veo la indiferencia relativa en la mirada de ella; me queda claro. Y es esa mirada de ella que enciende el amor en él.

Tengo otro amigo, que recientemente ha vivido una relación en la que ha recibido mucho amor de alguien que responde también al patrón de dar mucho, aunque si uno pudiera ver debajo, encontraría un gran miedo a no recibir amor, un gran miedo a no ser correspondida.

He visto esto en mi árbol. En la manera tan grande de querer de algunos miembros de mi familia y en algunos consultantes.

Y uno se pregunta, dónde está el AMOR, en el humano? Solo debajo del miedo a no ser querido, a ser abandonado, a ser rechazado? El amor humano es solo eso? Tiene que estar solo ligado a la necesidad de un contrato, de que me quieran?

Yo le apuesto a verse a uno mismo, a cuando uno ha visto y aceptado ese vacío tan grande en uno mismo y ha aprendido a vivir con eso. Porque si vemos bien, vemos que el vacío está en todos.

Y luego está el amor de Dios, pero eso ya es otra escala. Eso sí es Amor y sin causa ni exigencia. Y menos mal que eso existe.

El amor divino es sentido cuando uno puede salir de su mente para vivir el instante presente, el ahora, ahí se encuentra, ahí reside la magia de ese amor, siempre nuevo, siempre cambiante, fresco.

Leave a comment

www.eduardgirbau.com © 2020. Todos los derechos reservados.

www.eduardgirbau.com © 2020. Todos los derechos reservados.