¿Qué sabemos de las enfermedades infantiles? Todos hemos pasado por ellas: sarampión, varicela, rubéola, hepatitis, etc. ¿Para qué lo niños tienen que pasar por esas molestias enfermedades a lo largo de su desarrollo?¿ Hay una razón biológica que justifique estas enfermedades?

El Dr Olivier Soulier, médico homeópata, afirma que las enfermedades de la niñez nos permiten construir una inmunidad, lo que significa que construye nuestra personalidad, nuestro yo, nuestra identidad.

Al nacer, el niño está unido a la energía y a la personalidad de mamá, y en su desarrollo, en su madurez, se va a tener que generar una independencia del vínculo materno, de encontrarse con el mundo, con todas las relaciones humanas, situaciones… para poder así forjar su inmunidad y su personalidad.

Ese encuentro con “lo exterior” se producirá mediante el contacto con los antígenos. Los antígenos son moléculas diferentes de él, y representan al “No soy”, y permiten, por reacción, definir el “Soy”. Del mismo proceso de aprendizaje de la vida, cuando el niño debe vivir situaciones difíciles, también sufrirá a su vez una pequeña infección, que generalmente se encuentra en las vías respiratorias altas o en el aparato digestivo; por ello son tan comunes los resfriados, otitis, faringitis y amigdalitis. Estas zona son la que se encargan de encontrar el exterior, y por ello participan en el conocimiento y construcción del Yo.

Las enfermedades infecciosas de la infancia representan fases de crecimiento que permiten al niño pasar, progresivamente, del estado de dependencia a la construcción del adulto. Antes por cierto, nos referíamos a ellas como “enfermedades obligatorias”.

La VARICELA por ejemplo, sirve para dejar atrás los altos y bajos emocionales, ya que permite adquirir el control ante situaciones de descontrol emocional, y constituir una gama de respuestas emocionales. “La recompensa” de la varicela es la flexibilidad y la adaptación.

En la RUBEOLA, el virus viene a hacer cambios en el ADN en las células dónde se multiplican: epidermis, boca y vías respiratorias superiores por ejemplo, así como en los ganglios linfáticos.

El SARAMPIÓN, es parecido a la rubéola, es también una purificación a través de una reafirmación del espacio vital o territorio del niño.

FIEBRE

En estos casos y en la mayoría de las enfermedades infantiles hay fiebre. Muchos padres se asustan con la fiebre. Sin embargo hay que respetar la fiebre.

Primero hay que captar el sentido de la enfermedad infantil. Lo podemos comparar a una prueba iniciática que permite “limpiar la herencia” metamorfosear el cuerpo físico, elaborar el psiquismo, eliminar la predisposición natural a la neurosis regresiva o el retorno involutivo a la madre. Pasar una “buena rubéola” o unas “buenas paperas” nos permite de hacer piel nueva y esta muda es una conquista que va acompañada de una metamorfosis profunda tanto de la fisionomía como de la psique.

Al salir de la enfermedad el niño ha cambiado, su cuerpo en parte liberado de las “toxicidades” del pasado familiar, tribal o social para que pueda abrirse en él su individualidad psico-espiritual. Los rasgos se afirman, el niño crece, el lenguaje es más elaborado. Se vuelve más resistente para poder afrontar los futuros conflictos, madurando su sistema inmunitario. “La fuerza de la metamorfosis al atravesar una enfermedad infantil, nos dura toda la vida”, y parece que las subidas de fiebre de la infancia, juegan un papel protector frente a las enfermedades tumorales.

La enfermedad infantil es una importante purificación – curación y los agentes de esa curación son los microbios. No es una enfermedad como tal.

La propaganda pro-vacunas se basa en el miedo de las complicaciones y muy a menudo es la misma vacuna que provoca estas consecuencias.

Dice el Dr Soulier: “Una noche de fuerte fiebre nos libera de 1 año de psicoanálisis de adultos.”

Cuando llega la crisis evolutiva, hay que rodear al niño de una atmósfera serena, positiva, animándolo y admirando este misterio que se produce. Hay que acompañarlo en su esfuerzo de curación, amar al proceso que está viviendo y no evitárselo ya que está viviendo un proceso de maduración y independización, imprescindible.

Leave a comment

www.eduardgirbau.com © 2021. Todos los derechos reservados.

www.eduardgirbau.com © 2021. Todos los derechos reservados.