La Inversión Amorosa

Cuando tu pareja sostiene una actitud negativa en todo o en algunos aspectos fundamentales, cuando la intimidad se convierte en una dificultad, cuando te acercas como gata y te devuelven con un revés, cuando solo encuentras muestras de alergia a la felicidad y al placer, entonces, quizá tu pareja presente una inversión amorosa.

“No soporta las caricias. Solo hacemos el amor bajo la inhibición del alcohol. Me quiere pero no me deja hacerle cariños”.

Estamos hablando de la presencia de una especie de auto-sabotaje inconsciente, activándose de manera más o menos frecuente en la vida diaria de la relación de pareja. Esta inversión se expresa de manera que lo que piensan, como actúan o como dirigen sus vidas está en contra de sus verdaderas y profundas aspiraciones.

¿Qué tipos tenemos de inversión?

Hay dos tipos de inversión: estructural y coyuntural. O sea se nace con ella o se adquiere a lo largo de la vida, por un incidente traumático.

Si es estructural , la persona ha vivido un episodio antes de nacer: en la gestación o ya viene con ello de las memorias familiares (transgeneracional).

Si es coyuntural, la persona ha vivido un episodio doloroso durante su juventud o infancia.

Un ejemplo característico de Inversión específica coyuntural es la Anorexia, dónde la joven rechaza el alimento que considera (inconscientemente) como tóxico, cuando su carencia es de alimento fisiológico justamente. “Lo que es bueno para todo el mundo, no es bueno para mi”.

¿Cómo se instala una inversión estructural?

– Cuando los papis quierían un niño y llega una niña.

– Cuando llega un niño y no se desea

– Al pasar un duelo, de un abuelo, durante una gestación.

El mensaje que se graba en el inconsciente es: Para vivir en el seno de esta familia tengo que negarme a mi mismo. Para ser, tengo que dejar de ser. No me autorizo a vivir mi vida.

Ejemplo:

Una mujer no consigue seducir a su marido que se pone frío como un tempano cuando ella se le acerca: lencería fina, fragancias, velas e incienso, nada le resulta. Ella no es fea, es una mujer vital y quiere tener sus ratos de intimidad.

Además el marido presenta un TOC (trastorno obsesivo compulsivo): se lava las manos con demasiada frecuencia. Por ahí se busca cuando empezó y se llega a una escena de la adolescencia:

Un día faltó un maestro cuando tenia 12 años y decide volver a casa, a una hora no habitual. Encuentra a su mamá en la cama con un hombre. La madre, ante lo embarazoso de la situación le pide al muchacho que no le diga nada a su papá para salvar su matrimonio. Además el comportamiento de su mamá con él cambió. Pasó a ser hiperprotectora y al final, lo ahogaba afectivamente.

Él vivió con este doble secreto y ese ahogo durante años. El TOC fue manifestándose progresivamente. Una vez expresado el secreto y llorado la tensión guardada por tanto tiempo, él se liberó del TOC y de la inversión amorosa.

Leave a comment

www.eduardgirbau.com © 2020. Todos los derechos reservados.

www.eduardgirbau.com © 2020. Todos los derechos reservados.