Desde los tiempos del Doctor Louis Pasteur y su conocida Pasteurización, hasta el día de hoy, se ha desatado una increíble guerra contra estos diminutos microorganismos que aparentemente, amenazan nuestra salud.

Las bacterias, virus y hongos se encuentran en todas partes y incluso pueden entrar por el aire, el agua y los alimentos.
Pero veamos una perspectiva nueva que quizás pueda aportar una nueva imagen menos destructiva de estos pequeños seres.

El genial profesor Claude Bernard, en una clase de laboratorio, después de presentar a sus alumnos una muestra del bacilo vivo del cólera, en un tubo de ensayo, ingirió con avidez todo el contenido. Y acompañando con total énfasis el gesto de su brazo al llevar el tubo de ensayo a su boca, pronunció la frase que le hizo célebre:

» El microbio no es nada, el terreno lo es todo»

Bebió el contenido entero y jamás fue víctima del cólera.

¿Qué es el terreno?:

Es el estado psico-emocional del cuerpo.

Si agarras el metro a diario tu cuerpo respira millones de esporas de hongos, virus y bacterias, que se encuentran en el aire.

La idea de que un bacilo del cólera produce la enfermedad es una creencia instalada en el inconsciente colectivo que no es correcta siempre.

Las creencias que compartimos en el día a día y que no cuestionamos, pueden ser verdaderas en un contexto determinado pero puede probarse falsa en otro.

Ciertas creencias proceden de una generalización por omisión del contexto en el cual sus enunciados han sido comprobados.

Hemos evolucionado desde la ameba, al pez, al reptil, anfibio, al mamífero acompañados de las bacterias y los virus y gracias a estos hemos adquirido miles de facultades que el ADN de esos microorganismo han incorporado a nuestra dotación genética. Son nuestros amigos. En nuestro intestino y en nuestra piel hay 10 veces más células que las células que tenemos en nuestro cuerpo.

Ahí queda la reflexión. Y tu, ¿qué piensas?

Leave a comment

www.eduardgirbau.com © 2021. Todos los derechos reservados.

www.eduardgirbau.com © 2021. Todos los derechos reservados.