Para nuestro inconsciente, cada parte del cuerpo recibe una correspondencia con algo de la vida, de la gente con quién nos relacionamos.

Cada órgano tiene su función fisiológica y también su equivalente en la psico-emoción.

Así, relacionamos la sangre con la familia. Y el corazón con la casa.

Las arterias tienen un componente masculino (padre), porque el hombre sale de casa (para ir a trabajar) ; y las venas son femeninas, porque siempre retornan al hogar, su lugar (madre).

Los conflictos de familia se relacionan con trastornos de la Sangre y tienen que ver con un tipo de desvalorización más profunda, que cuando hay problemas de huesos.

La sangre es lo que está en el centro de nosotros mismos, en lo más profundo. No es el esqueleto lo que está en lo más profundo de nosotros, porque dentro del esqueleto está la médula roja; y la médula roja fabrica la sangre.

Cuando nos sentimos desvalorizados en lo más profundo de nosotros mismos, esto toca a la sangre. Con la sangre estamos en los lazos de sangre, entonces se trata de desvalorización en el seno de la propia familia.

Enfermedades de sangre tiene relación con el valor que mi familia me da. «Mi familia me valora» o “Mi familia me desvaloriza”.

En la sangre hay tres tipos de células:

1. Los glóbulos rojos (transporte de oxígeno = transporte de vida)

2. Los glóbulos blancos ( función de defensa frente a la entrada de patógenos)

3. Las plaquetas ( función de aglutinar, coagular, la sangre en las hemorragias para evitar la pérdida de sangre)

En la familia hay tres grandes necesidades:

– Gl Rojos Vivir, para vivir bien, recibir la vida en cada instante. Nuestros padres nos han transmitido la vida, la transmitimos a nuestros hijos. En la familia es donde pasa la vida.

– Gl Blancos En la familia necesitamos sentirnos protegidos, defendidos. Es importante no sentirse un extranjero, sino sentirse seguros.

– Plaquetas En la familia necesitamos una unidad, como una adhesión, una adherencia.Porque si no hay cohesión familiar, no hay familia. Si no hay vida que circule, no hay familia, y si me siento en peligro en el seno de mi propia familia, me voy o muero.

Entonces hay tres grandes familias de conflictos, a nivel de la sangre:

1. Peligro de muerte en la familia: glóbulos rojos: fálta de vida.
Anemia: falta de valor, falta de alegria, desvalorización: «no quiero molestar a la familia».

2. Falta de seguridad, peligro, en el seno de la familia: glóbulos blancos

3. Falta de cohesión en la familia: las plaquetas.
Exceso de plaquetas: trombosis. «Hay que unir a esta familia», «No puedo unir a dos miembros importantes». Miedo a que el clan familiar se disuelva.
Defecto de plaquetas: hemorragias: hemofilia.

Leave a comment

www.eduardgirbau.com © 2021. Todos los derechos reservados.

www.eduardgirbau.com © 2021. Todos los derechos reservados.