Microorganismos: las apariencias engañan

Estamos a escasas semanas de las fiestas navideñas, multitud de personas invadirán las plazas y tiendas para comprar regalos a sus familiares y amigos. Digamos que de 20.000 personas que salgan a comprar, un 25%, unos 5000 se enfermarán de gripe, y al resto, a 15.000 no les pasará nada.

Durante años hemos entendido que los virus y las bacterias, estos microorganismos malos, malintencionados, aparecen cuando menos te lo esperas con ánimo de dañarnos, de enfermarnos, de invadirnos para parasitarnos, contagiarnos. Pero aquí quiero contarles la verdadera historia que no se ha aceptado hasta hoy en la comunidad científica, sobre todo por intereses farmacéuticos.

Imagina que vas por la calle y ves un incendio en una casa, con los bomberos y sus camiones trabajando en medio del fuego. Si cada vez que hay un incendio ves a los bomberos entrando y saliendo y no hubieras visto nunca un incendio producirse, si únicamente hubieras visto incendios cuando ya han llegado los bomberos, pues obviamente podrías pensar que los bomberos son los causantes de los incendios. A partir de aquí podrías inventar una profesión o un sub-departamento dentro del sistema policial en el que se combatiesen a los bomberos.

¿Acaso no sería una total locura, combatir a los bomberos?

Bueno pues con esta imagen de una actuación errónea contra los bomberos en tu cabeza, ahora puedes comprender que la actuación contra los microorganismos es algo parecido. Porque desde el Dr. Hamer (1935-2017) sabemos que todo proceso de enfermedad tiene dos fases: una fase en la que estamos en conflicto abierto, con el sistema neurovegetativo activo, en fase de estrés y una segunda fase o etapa en la que ya hemos resuelto el conflicto emocional y nuestro organismo se está recuperando, está restableciendo la situación emocional.

Antes de seguir con este artículo hay que añadir al tema un punto fundamental. La historia de la humanidad ha visto cambios fundamentales que han cambiado radicalmente la manera de ver las cosas. Un cambio que determinó prácticamente la desaparición de las pestes y las enfermedades fue la introducción de las medidas higiénicas a principios del siglo pasado. Recordemos que antes la gente no se bañaba nunca o prácticamente nunca y los desechos se aventaban fuera de la casa o al rio si había uno, que olía como para noquearte. Antes, por la situación de retraso en el conocimiento médico, las guerras, las hambrunas y la falta de higiene, las personas tenían una esperanza de vida muy baja, muchos niños fallecían y muchas madres se infectaban al dar a luz y morían poco después del parto.

Con la incorporación de las medidas higiénicas, la población se liberó de las enfermedades, esto es un hecho. Después de la segunda mitad del siglo pasado aparecieron nuevos problemas de salud debido al desarrollo de la industria química farmacéutica y al uso indiscriminado de antibióticos, especialmente en el tercer mundo, dónde se combate la enfermedad con antibióticos sin haber alcanzado los mínimos de higiene.

Pero volvamos a las bacterias, por un lado, las infecciones desaparecen en gran medida con la llegada de medidas básicas de limpieza e higiene en los hogares, a eso es fuente de esperanza para todos.

Pero más esperanza nos da el hecho que a través de la mirada de la biodescodificación podemos comprender que no estábamos viendo correctamente la situación de los microorganismos. Y ahora volvemos a la imagen de los bomberos. Si los bomberos no incendian las casas y las bacterias no son la causa única de las infecciones, ¿cómo es la cosa?

Bien, cuando la persona vive una situación de conflicto emocional, puede ser debido a problemas en el trabajo o en sus relaciones con la familia, situaciones de presión, te estrés… en el momento de dejar atrás ese momento de tensión, el cuerpo tiene que recuperarse de la situación de desgaste energético debido al momento de conflicto. Ahí entran en juego los microorganismos.

Virus, esporas de hongos, bacterias, circulan en el aire todo el tiempo con microgotitas de agua, de vapor de agua…

Ahora, estás comprando en tus almacenes favoritos, quizás has llegado con el metro y estaba lleno de gente, y estás respirando el aire lleno de toda la combinación que te puedas imaginar.

Ahora si tu cuerpo está en la fase de reparación, va a dar entrada a un tipo de microorganismos específicos para que hagan un trabajo. Si no estás en esa etapa de la enfermedad simplemente no se les dará paso. Eso explica que de 20.000 personas que van a comprar sus regalos navideños, solo 5000 terminen con la gripe y otros 15000 no desarrollen ningún síntoma.

Y ¿cuál es el trabajo de los virus en tu cuerpo, cuando aparecen los síntomas de la gripe? Reparar el epitelio bronquial, eso es, reparar la piel de los bronquios, que en la fase de stress ha sido ulcerado, aunque no nos hemos dado cuenta. Así pues, igual que los bomberos apagan el fuego y no lo causan, los virus de tu gripe no vienen a causar un daño, sino a reparar algo que fue causado por el estrés momentáneo de un conflicto doméstico que viviste unos días antes de irte a comprar tus regalos para tus hijos.

Leave a comment

www.eduardgirbau.com © 2020. Todos los derechos reservados.

www.eduardgirbau.com © 2020. Todos los derechos reservados.