1ª ley La ley de hierro” de las enfermedades:

Las enfermedades graves aparecen cuando se da un acontecimiento inesperado que es vivido como muy difícil, agudo, dramático y en soledad. El contenido del “conflicto biológico” desencadenado por este choque determina la localización de un foco de actividad que aparece en el cerebro, que se puede ver en un scanner en forma de un conjunto de circunferencias concéntricas, y la localización correspondiente de la enfermedad en el cuerpo. El desarrollo posterior del conflicto determina el desarrollo del foco en el cerebro y el de la enfermedad. Ante la resolución del conflicto psico-emocional, estos círculos concéntricos se convierten en un punto, (recuerdo del conflicto que se dió).

2.ª ley Carácter bifásico de las enfermedades:

Un paciente que no haya resuelto su conflicto se encontrará en la primera fase, la de conflicto activo, en la que predomina el sistema nervioso simpático y que se manifiesta como una “enfermedad fría” acompañada de piel y extremidades frías, estrés, pérdida de peso y trastornos del sueño.

Si consigue resolverlo, si integra ese shock emocional, entra en la segunda fase, la de curación posterior a la resolución, con predominio del sistema nervioso parasimpático, que suele diagnosticarse como una enfermedad diferente y “caliente” (reumática,infecciosa, alérgica, etc.).

En una atomografia veríamos un “foco de Hamer” señalando un lugar del cuerpo en el cerebro, como una diana que señala un lugar en su circulo central, en la primera fase o como punto negro en la segunda.

En esta segunda fase el foco cerebral sufre un edema y en ocasiones una proliferación de células de la glía que la medicina convencional suele diagnosticar como tumor cerebral. Es la segunda fase la que suele conllevar más riesgo, y solo cuando se completa llega la curación completa. En algunos casos, puede ser preferible no resolver el conflicto sino reducir su intensidad a un nivel razonable, antes que afrontar la segunda fase.

3.ª ley Sistema ontogenético de las enfermedades:

Los conflictos cuyo foco se halla en el tronco cerebral (que controla los tejidos derivados del endodermo) y en el cerebelo (que controla parte de los tejidos que derivan del mesodermo antiguo) conllevan proliferación celular en la fase de conflicto activos y destrucción de los tumores resultantes en la fase de curación..

Los conflictos cuyo foco se halla en la medula (que controla parte de los tejidos que derivan del mesodermo moderno) y en la corteza cerebral (que controla parte de los tejidos que derivan del ectodermo) hay o bien una destrucción de células (necrosis, úlceras) o una pérdida o alteración de la función durante la fase activa. La reconstrucción de los tejidos dañados en la fase de curación también puede ser diagnosticada como un tumor o como otras enfermedades (pulmonía en fase de curación).

4.ª ley Sistema ontogenético de los microorganismos:

Los microbios no causan las enfermedades sino que nuestro cuerpo los usa, siguiendo las instrucciones del cerebro, para optimizar la fase de curación, si están disponibles. Los hongos y micobacterias trabajan en los tejidos originados a partir del endodermo y en los de origen mesodérmico controlados por el cerebelo. Las bacterias trabajan en todos los tejidos mesodérmicos y los virus en los ectodérmicos.

5.ª ley “Quinta esencia”:

Cada par de enfermedades tal como ha quedado descrito es un “programa especial de la naturaleza con un sentido”, desarrollado a lo largo de la evolución para permitir a los organismos salir de su funcionamiento ordinario para lidiar con situaciones particulares de emergencia.

1 Comment

  • alejandro gutierrez
    Posted 3 mayo 2021 4:16 pm 0Likes

    buenisimo

Leave a comment

www.eduardgirbau.com © 2021. Todos los derechos reservados.

www.eduardgirbau.com © 2021. Todos los derechos reservados.