Secretos de Familia

“Lo que es callado en la primera generación, la segunda lo lleva en el cuerpo.”

Nuestra vida es la expresión de las historias de nuestros abuelos y bisabuelos, con todos sus éxitos, pero también con todos sus traumas y frustraciones…y con sus secretos.
El secreto permite proteger a la persona que lo mantiene, de vivir su dolor, aparentemente, pero…¡cuidado!, esa carga de dolor no desaparece.
Dentro del árbol hay tantos secretos, tantas situaciones no aceptadas: que quedaron enterradas en algún lugar del inconsciente familiar. Estos “no dichos”, no expresados, no se quedan en el olvido, sino todo lo contrario: van a salir una y otra vez de diferentes maneras en las próximas generaciones.
¿Te acuerdas cuando de chiquito te pedían que guardaras un secreto? ¿Recuerdas las ganas de decirlo, al primero que pasaba: un hermano o amigo? El secreto estaba en la punta de tu lengua listo para brincar afuera, ¿a poco no?
Es el movimiento natural del secreto: dejar de estar escondido.
El secreto es un peso enorme, que implica una culpa por no poder decir la verdad. A veces un progenitor nos obliga a mantener un secreto: un abuso, haber visto a alguien hacer algo malo… ¿Recuerdas alguna película dónde el asesino no podía vivir con el peso de su asesinato no asumido? Es una gran tensión que se genera en la mente de la persona, es una esquizofrenia: una mente dividida; uno me tira de un lado y el otro me tira por el otro.
Hoy los padres hablan las cosas, los hijos saben lo que pasa en la familia, en general. Pero antes, los padres no contaban las cosas a los hijos. Antes, las cosas no se hablaban, todo era secreto y de eso hace hoy, apenas, dos generaciones; y la carga de nuestros abuelos y bisabuelos la traemos nosotros, sus nietos y biznietos. Es en nosotros dónde esos secretos toman expresión y salen en forma de una actitud, una obsesión, una depresión, un comportamiento o una enfermedad. Muchos niños que nacen con enfermedades incomprensibles son vehículos de secretos que no se hablaron.

¿De qué situaciones estamos hablando?

Los aspectos que son más candidatos a convertirse en secreto se mueven alrededor de:
• Muerte: desapariciones, muertes por asesinato, muertes en guerra, traiciones, asesinatos dentro de la familia, muertes de niños o jóvenes junto a los duelos no realizados
• Dinero: ruinas, perdidas en el juego, robos, pérdidas por secuestro, problemas financieros, herencias injustas
• Sexo: homosexualidad, abusos, dobles familias, infidelidades, incesto, hijos ilegítimos
• Divorcios: madre que se va sin los hijos
• Enfermedades: sexuales, lepra, deformaciones, minusvalías
• Exclusiones del clan
• Adopciones
• Migraciones y exilios

Un ejemplo es el autismo. El autismo es una expresión de falta de comunicación. Sus causas son varias, pero a veces es el resultado de algo que no se dijo porque era demasiado inaceptable.
Recuerdo cuando llegué a Cancún, hace siete años. Vino a consulta una madre joven que tenía un hijo autista. Recuerdo a ese n iñomuy bien: era hiperactivo, pedía tu atención todo el tiempo. No paraba de hacer pequeños grititos y tocar todo a su paso. Pedía atención, quería ser visto. La historia de la madre era la que sigue:
La madre venia de una relación con su madre muy distante, fría y dura. Su infancia había sido una continua búsqueda de atención fracasada. Creció y en ese intento de buscar la atención de mamá. Después de un cambio de domicilio, se empezó a relacionar con un primo. En la pubertad ella se enamora del primo y termina embarazada de este. Como la madre era muy rígida y castigadora, era impensable que la madre se enterara de esta concepción, de modo que tuvo que abortar, enterrando ese terrible secreto y olvidarse del amor con el primo. Años después cuando se casa y tiene su primer hijo, este nace expresando esta situación con autismo; era la viva expresión del secreto: no hablaba, pero no paraba de moverse.

Otro ejemplo es el abuso: el secreto de haber sido abusada se mantiene porque la persona que sufre esta situación siente que ella es culpable de haberlo permitido. Nadie debe saber lo que pasó. Al mantener el secreto nos estamos asegurando que este se repita en las niñas de las futuras generaciones.

Saber la verdad es un derecho universal que todos deberíamos tener. Hay personas que no saben que son adoptados, o mamá no les dijo quién era su verdadero padre. Cuando finalmente se les dice la verdad entonces en su vida todo encaja, todo cobra sentido.
Recuerdo una paciente que no entendía porque su madre la había maltratado a tal extremo, la golpeaba hasta desangrarla, en la infancia. En sesión descubrimos que su verdadera madre era su tía soltera, a la que su padre había violado. La abuela cuando lo supo, para salvar el honor de la familia hizo que esa niña fuera adoptada por la mujer del violador, que fue obligada a convertirse en madre de esa niña. De ahí el rechazo de su madre.
Hoy en las leyes y reglamentaciones de diferentes países se está incorporando el derecho de saber quién es su padre y quién es su madre. Y todos los archivos de adopción, que estaban cerrados, se están abriendo para que cada persona pueda saber quién es su padre y quién es su madre.
¡Cómo podemos liberar el secreto?
El secreto se libera contando la historia, a veces las personas no quieren volver al pasado, porque implica volver a abrir la herida. Pero sabiendo que enterrando el secreto no se libera, bien vale la pena aceptar ese dolor para liberarlo y liberar de esa carga a tus hijos, sobrinos y nietos, de tener que revivir ese dolor eternamente o expresarlo con un síntoma en su cuerpo de un bebé recién nacido.

www.eduardgirbau.com

Leave a comment

www.eduardgirbau.com © 2019. Todos los derechos reservados.

www.eduardgirbau.com © 2019. Todos los derechos reservados.